Historia compartida I – Parte IV, Por Sebas Cano.

Sus miradas escudriñaban la oscuridad al amparo de la noche. Sus latidos evocaban el mayor de sus temores. Se acercaron, con lentitud y parsimonia, al leño abatido, guiados por su eco. Apenas se encontraban a unos pasos de él cuando se detuvieron con brusquedad. Gian y Gino se miraron estupefactos. Algo andaba mal. Las ramificaciones del tronco, en perfecta simetría, estaban atadas entre sí.

–Es un tronco humano –susurraron al unísono.

La descomposición había empezado a surcar cicatrices en el cuerpo desnudo. La causa de muerte era evidente, el cuello presentaba un severo desgarro, signo de que la cabeza había sido arrancada sin miramientos. Sin embargo, un escalofrío de incredulidad se apoderó de ambos.

–¿De dónde viene este cuerpo? –comentó Gino quedamente.

Hacía rato que Gian había notado la suave brisa que emanaba de aquella parte del bosque, apenas oculta por el ocaso. En silencio alargó la mano y, con la palma hacia arriba, formó un pequeño remanso. Su hermano se acercó a mirar el líquido contenido. Era la primera vez que veían lluvia roja. Elevaron sus ojos hacia el cielo y descubrieron el origen del hallazgo.

Una tenue niebla hacía que los árboles que se encontraban delante de ellos parecieran flotar. La inmensidad desfilaba ante ellos sin caos, sin desorden, y en su lugar se perfilaba en sincrónica armonía. Una armonía ahora rota. Corrompida. De la primera línea de arboleda colgaban multitud de troncos humanos. Amordazados por los pies, atados de manos, decapitados de forma salvaje. La sangre resbalaba de los cuerpos como un néctar de fruta putrefacta.

–Nos está cazando –dijo el mayor de los hermanos.
–Quizá la vaca era un señuelo –acertó a añadir el menor.

El instinto que ahora florecía en su interior les hizo correr despavoridos. Huyendo a ninguna parte. Podrían haber ido hacia su casa y haberla convertido en un fortín. Allí sería más fácil combatir a esa cosa. “Esa cosa”, pensó Gino, mientras recreaba en su mente la carnicería que acababa de presenciar. Ahora solo les faltaba por saber qué había hecho con las cabezas.

 

Historia compartida, parte 5ª por Denise:

http://primeranaturaleza.blogspot.com.ar/2014/05/historia-compartida-parte-v-por-denise.html#comment-form

 

20 pensamientos en “Historia compartida I – Parte IV, Por Sebas Cano.

  1. Esta cuarta parte es obra de Sebas Cano.
    La parte anterior está en este mismo blog, como “Historia compartida, parte3”.
    Para apuntarte a escribir la 5ª parte, deja un comentario en esta entrada, así se asignará el orden del siguiente texto.

    Me gusta

  2. Hola! Vengo leyendo el cuento y estoy re enganchada! Recién después de leer los coments me doy cuenta de que hace casi nada que lo publicaron, qué puntería la mía. Si no les molesta, voy a intentar continuarla, espero estar a la altura… La verdad que está quedando muy bien!! Y ténganme paciencia, voy a tratar de no tardar mucho.
    Cuando esté listo dejo el link acá. Saludos!!

    Me gusta

    • ya te responde Aurora, pero yo lo hago en tu comentario para asegurarnos de que no hay confusiones 😉 .. Denise respondió un poco antes que tú así que sigue ella. atento cuando ella ponga el link al suyo aquí, para que vayas a sus comentarios y te adjudiques la continuación. muchas gracias por participar.

      Me gusta

  3. Hola, Ichabod. siento decirte que cuando abrí el blog tenía el comentario de Denise antes que el tuyo (por 5 minutos), así que la siguiente parte se la llevará ella. Pero estáte atento y podrás engancharte a la suya.
    Denise, tienes que dejar link en un comentario aquí y poner al principio de tu texto el link al de Sebas para que se puedan ir siguiendo las partes.
    Qué ilusión, esto se va agrandando.
    Deseando ver qué proponéis para seguir disfrutando de esta historia.

    Me gusta

  4. ¡Qué buena idea! como dirían los americanos un Crossover para crear comunidad. Estaré atento para pillar turno.
    Solo para ir tomando el pulso a la historia y tener una guía hasta hoy, resumo la historia: Gino y Gian, este de seis años, están de acampada con otros chicos. Ellos han encontrado una vaca destrozada, y han visto a la criatura. Huyen, pero entonces piensan en llevar esa comida a sus compañeros. Además, portan una escopeta. Al volver a por la vaca descubren un horror de cuerpos colgados y decapitados, al puro estilo “Depredador”.
    Ok espero a DENISE con el arma cargada para apuntarme.
    Un abrazo a tod@s

    Me gusta

    • Bueno, tengo un problema bastante serio. Desde que dejé el link estoy tratando de que aparezca la opción para comentar en mi blog, que de repente se esfumó de la faz de Blogger D: Estuve buscando una solución en Google, pero ninguna me funciona (nota: tengo activada la opción, pero no parece por ningún lado). Si alguien me puede orientar, le voy a estar eternamente agradecida.

      Me gusta

      • He visitado tu página y se ve. También he añadido el link al final de la 4ª para que no haya que buscarlo entre los comentarios.
        He visto que sí permite valoración, pero de comentarios no deja hacer nada. Desconozco el funcionamiento de blogger, así que no te puedo ayudar mucho.
        Lo que sí te diré es que me encanta la “sugerencia” del chupacabras y la bestia en sí misma, lo único “malo” es que da la sensación de que has cerrado la historia, pero ya veremos si alguien es capaz de volver a abrirla a partir de ahí para añadir un nuevo punto de tensión.

        Me gusta

  5. Es que mi idea era que se fueran y al regresar el cuerpo hubiera desaparecido, como que no se habia muerto el coso. Más tarde me di cuenta de que debería haber abierto esa línea antes, pido disculpas.
    Sigo intentando solucionar lo de los comentarios.

    Me gusta

  6. jeje, nah… yo no creo que la haya cerrado… vamos, que los protas crean (inocentes criaturas) que con un par de tiros de una escopeta de aire comprimido se van a pasar por la piedra a la criatura que despedazó a la vaca y descorchó a no sé cuantos infelices para decorar el bosque es una cosa… pero que me lo crea yo es otra muy distinta xD

    Me gusta

  7. Pingback: Historia compartida parte 7 | Cuentos, Historias y Otras Locuras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s