Razón de ser

Se sentía diminuta, insignificante, minúscula, sin propósito en la vida; hasta que logró colarse en el zapato de un transeúnte, molestándole, clavándose en el talón a cada paso.

Cuando el hombre se dio cuenta y la expulsó de malas maneras, la piedrecita ya no se sentía tan poca cosa; había encontrado un objetivo, y buscó enseguida otro peatón al que incordiar.

5 pensamientos en “Razón de ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s