NIGHTMARE

Y me desvelo cuando pienso

en la música que hacíamos mientras respirábamos nuestra piel,

el tambor de sus dedos sobre mi espalda,

tus labios, mi lengua siempre sedienta de cualquiera de los dos;

todo lo que éramos capaces de crear sin ser oídos:

un murmullo entre los árboles que se perdía con el viento,

una canción de amor que soslayaba los ocasos.

Una banda sonora solo apta para estrellas fugaces.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .