El salmón cumple hoy 2 años de letras.

IMG_20160417_104530.jpg

Aquí estamos, otra vez 28 de abril, otra vez dándoos las gracias por acompañar a este salmón y a la “desdichada” que hay detrás.

Si el año pasado hablaba, tal día como hoy, de lo increíble que me parecía todo lo que había sucedido durante el primer ciclo de vida de este blog y la cantidad de amigos que se habían unido al remonte por el camino, este año tengo, primero, que reiterarme:

GRACIAS A TODOS LOS QUE DÁIS ALIENTO A ESTE SALMÓN DURANTE LAS CASCADAS Y LOS REMANSOS, SIN VOSOTROS, ESTO NO SERÍA NADA.

Pero este año es, si cabe, un poco más especial.

Hemos encontrado nuevos ríos que explorar, como Instagram, donde podéis encontrar #unsalmonenmired , #desdichasamano o #cosasquepasancuandoescribes (algunas de ellas disponibles en las páginas del blog).

Seguimos ganando pececillos, pájaros, ratones y hasta osos que, lejos de comernos, nos acompañan en el viaje; en definitiva, seguimos haciendo amigos, y eso es lo mejor de todo el periplo.

Hace cosa de un mes inauguramos un nuevo “afluente” dedicado a los más pequeños de la casa: “El pozo de los avellanos” en estrecha colaboración con Martes de Cuento y los habitantes de la comunidad Isla Imaginada, a la que estáis todos invitados.

Os prometo que la visita será agradable y, hasta podéis quedaros a vivir.

Fuera de estas riberas, tampoco nos ha ido mal al salmón y a mi. Hemos osado concursar de vez en cuando y, aunque todavía no hemos logrado el número 1 (todo se nadará), sí hemos conseguido colar nuestras letras en antologías de Diversidad Literaria y Ojos Verdes Ediciones; recibido menciones en Twitter de Academia HiperBreves y colaborado con las revistas ArteBreve y Valencia Escribe.

Hasta las amigas de Indigo Crea nos hicieron un hueco especial hace poco en su taller online para que sigamos aprendiendo.

Pero insisto en que lo mejor, lo mejor de todo, es ver cómo la familia del salmón ha ido creciendo con vosotros, sin entender de especies o fronteras, y el derroche de imaginación que muchos habéis echado a los retos propuestos durante la última semana para celebrar el aniversario. O los premios de otros blogueros que se acuerdan de nosotros y a los que daremos cumplida respuesta en breve.

GRACIAS, GRACIAS DE CORAZÓN POR VUESTRO APOYO Y POR SEGUIR INSPIRÁNDONOS CON VUESTRO TRABAJO.

GRACIAS POR HACER DE UN SUEÑO ALGO TAN GRANDE.

Prometemos seguir dando aletazos, como poco, otros dos años más (elevado a la enésima potencia.)

Regalo anticipado

Antes del inicio de esta semana de aniversario, Pata de elefanta nos obsequió con una coplilla que nos puso las escamas de punta por lo bonita.

Queremos compartirla con todos los amigos del salmón.

Dice así:

Qué dicha ser ducho
especialista en pelus de chuchos
Qué dicha ser ducho
oficial de primera en serruchos
Qué dicha ser ducho
pirotécnico prendiendo cartuchos
Qué dicha ser ducho
salmón y no falso trucho.

Para los dos, de Pata (a lo “Fuertes”)

Defensa propia

El cadáver fue encontrado por unos excursionistas en las inmediaciones del río.

Preguntados los osos, principales sospechosos del asesinato debido a las evidencias de zarpazos en el cuerpo, arguyeron que el hombre predicaba desde la ribera que la unión hacía la fuerza y que, como consecuencia de sus arengas, los salmones se habían organizado en patrullas que hacían imposible pescar uno. Presentaron, además, partes de lesiones firmados por los más reputados biólogos y veterinarios de Yellowstone, y demandaron a los peces por agresión.

Preguntados los salmones, siguientes sospechosos debido a unas pequeñas mordeduras en la mitad inferior de las piernas del finado que reveló la autopsia, dijeron carecer de móvil para el crimen, pues estaban en deuda con el hombre por sus enseñanzas. Y aportaron declaraciones de testigos fiables sobre el acoso que recibían, año sí, año también, por parte de los osos.

Ante la falta de pruebas concluyentes y la dificultad para celebrar el juicio garantizando la supervivencia de los salmones, terminó por sobreseerse el caso.

Los grizzlies volvieron a su bosque, los salmones a sus lugares de nacimiento, los restos mortales del hombre fueron incinerados y nadie volvió a hablar del tema.

Años después, un documental emitido por National Geographic, mostraba, con inquietantes imágenes, la huída del cámara y el presentador perseguidos sin piedad por los osos y los salmones hasta ser expulsados del Parque Nacional.

II Semana de “La desdicha de ser salmón”

aniversariosalmon instagram y twitter

 

Una vez más, para celebrar el aniversario de este blog, que cumple ya dos años el día 28 de abril, organizo la Semana de “la desdicha de ser salmón”.

Desde mañana, 22, hasta el próximo día 27, estáis todos invitados a participar en el segundo aniversario de este pez tan especial.

Podéis hacerlo dejando comentarios, textos, enlaces, fotos… o cualquier cosa que se os ocurra, a través de Twitter e Instagram con #SalmonBday; en este blog o en la página de Facebook de “La desdicha de ser salmón”.

 

 

El aniversario del salmón

EL ANIVERSARIO DEL SALMÓN.

Cuando escribí “ladesdichadesersalmon” en el recuadro que WordPress me dejaba para bautizar mi blog, no imaginaba, ni por asomo, lo que aquello iba a significar.

Estaba terminando mi primer “curso” en el taller de Literautas, retocaba por enésima vez el borrador definitivo de mi primera novela: “El viento sobre las colinas de Éire”, y había decidido tomarme en serio como contadora de historias. Porque, queridos amigos, eso es lo que soy: una contadora de historias; ahora lo sé, no lo sabía el año pasado por estas fechas, pero ahora estoy segura.

Mientras ese pez que veis al lado izquierdo de la pantalla y yo remontábamos la web, nos hemos descabezado por cómo esquivar las rocas, hemos aprendido a hablar a través de los pájaros (@desdichasalmon en Twitter) y elegido el lado de la corriente más apropiado para llegar a nuestro destino. Lo que resulta irónico, porque, en realidad, no estamos ahora más cerca que hace un año de saber dónde desovará la criatura, y ninguno de los dos tiene idea de qué río hay que seguir para volver al lugar donde nació. Quizá solo estemos buscando el camino más largo hacia el Pozo de la Sabiduría rodeado por nueve avellanos del que saliera el “Bradán Feasa”, ese pez mítico para los celtas irlandeses y que tiene toda la culpa de que el desdichado sea un salmón y no un dragón de Comodo.

De vez en cuando, los osos “página en blanco” han esperado en lo alto de una cascada con sus fauces abiertas, y algún que otro rasguño nos han dejado en la piel. Pero no han faltado compañeros por el camino, amigos que hemos ido encontrando sin esperarlos; al principio unos pocos, ahora casi doscientos. (Nunca se habla en los documentales de los amigos del salmón, debería comentarlo con la BBC o el National Geographic.)

De cualquier forma, es gratificante ver cómo el río por el que navegamos ha ido creciendo, haciéndose cada día más ancho, y llegando a lugares tan sorprendentes como Rusia, Estados Unidos o Chile, por mencionar los más distantes; e incluso a islas llamadas Fantasía que no salen en ningún mapa.

Cuando empezamos esta aventura nunca creímos que nuestras aguas iban a bañar tantas costas, y tan lejanas.

Así que, estas palabras son, simplemente, para daros las gracias.

Gracias por seguirnos, por comentarnos, y por compartir nuestras pequeñas “desdichas”.

Si seguimos aquí es solo por vuestro aliento.

A cambio, prometemos seguir remontando río arriba o mar adentro (qué más da mientras haya letras por el camino) muchos años más.