LINDES

Relato incluido en la Antología de prosa poética de Ojos Verdes Ediciones.


 

Con cuatro lunas a sus espaldas decidió seguir vagando por abruptos senderos que no llevaban a ningún lugar hasta que un viento del norte, triste y desabrido, rompió la niebla para traer una estrella luminosa, incierta, que titilaba en las sombras de una noche sin final.
Al vuelo de las cornejas se adelantaron los estorninos; los contempló, curiosa, mientras arremolinaban los deseos de los ausentes en nubes negras como tormentas.
Hundieron aquellas vistas sus pies en el fango infecto, donde las lombrices apenas llegaban a rozar el suelo. Notaba el frío en las puntas de los dedos, como brotes tiernos sucumbiendo a fiera helada y, por primera vez en su existencia, sintió el miedo escondido tras los musgos y el vaho de sus pulmones escapando de ella, alejando la vida y los sueños de un cuerpo de niña que, sin embargo, empezaba a estremecerse al amor del planear de búhos y el bramar de ciervos.
Atravesó una ciénaga, una playa y un robledal, acompañada por el lúgubre rocío que descansaba sobre los tréboles amarillos. Jamás creyó que un ocaso fuera tan hermoso, mientras las cuatro lunas, agazapadas bajo su pelo, aguardaban.
Fue el sigilo de un zorro el que las despertó, con sus uñas lacerantes sobre la tierra mojada; esas lunas envidiosas: llena, creciente y las dos menguadas, desbarataron su cabello y la hirieron en el alma.
«Somos dueñas» le decían «de tu futuro».
Y ella lloraba, viendo escapar la estrella y el viento entre el fulgor plateado de cuatro esferas blancas.

La desdichada detrás del salmón en antologías

No suelo publicar sobre los reconocimientos o publicaciones de “la desdichada detrás del salmón”; este pez forma parte de mi escritura hasta el punto que, cada vez que un texto mío resulta seleccionado para una antología, le atribuyo la autoría automáticamente a él, aunque el nombre que encabece el relato sea el de una servidora.

Pero a veces está bien darse alguna palmadita en la espalda y respirar fuera del agua.

En los últimos meses, varios microrrelatos han sido seleccionados para diversas antologías y, aunque en ninguno he conseguido podio, me siento orgullosa de los resultados.

Aquí están aquellos concursos en cuyas recopilaciones se puede leer algo de Aurora Losa creado no siempre al márgen de Desdichado Salmón.

  • Inspiraciones Nocturnas II de Diversidad Literaria
  • Microfantasía de Diversidad Literaria
  • Microterrores II de Diversidad Literaria
  • Otoño – Invierno II de Diversida Literaria
  • Breves Heroicidades II de Diversidad Literaria
  • I concurso de Prosa Poética de Ojos Verdes Ediciones