AGITADO

Era una de esas historias que viajan de boca en boca; de esas historias que a unos espeluzna y a otros embelesa. Lo tenía todo: un dragón, una princesa, un caballo, una armadura, un doncel, un pozo y una moraleja.

De tanto ir y venir, se le desbarataron los personajes y así, al final de los tiempos: el pozo, que montaba en un carro tirado por el doncel y una princesa vestida con armadura, logró salvar al dragón de una moraleja custodiada por el caballo.

EL CIERVO TRAS EL ESPEJO

Retiró la sábana que tapaba el espejo despacio, como si detrás fuera a descubrirse a sí misma, a su “yo” más profundo; se sorprendió al encontrar un bosque perpetuo de luces y sombras que se confundían con las salpicaduras de óxido que adornaban la superficie.

Rozó el único haz de luz con dulzura, con miedo a que su huella rompiera el hechizo. Fue entonces cuando escuchó el galope de los caballos y el ladrido de los perros y cuando, fugazmente, vio cruzar la silueta de un ciervo hecho de claridad que olfateaba el viento buscando una salida.

Sus miradas se encontraron; nada de miedo en sus pupilas, sino una suerte de sabiduría, un secreto por revelar del que era la única destinataria.

El sonido de los cuernos de caza vibró en el aire; habría jurado que provenía de detrás, de la puerta de la habitación que quedaba a su espalda. Se volvió a mirar. Nada.

De nuevo frente al espejo el ciervo seguía allí, con su piel cambiando sutilmente de tonos castaños a cobrizos pasando por un tenue dorado que, sin embargo, carecía de brillo. Acercó otra vez la mano al cristal y el sol acudió a ella por entre las ramas y las hojas nunca caducas.

Movió con cuidado su palma hacia un lado y otro, y el rayo furtivo la siguió.

El ciervo se acercaba, pero también lo hacían los cazadores, y ella quería liberarlo; notaba su angustia, la urgencia, el miedo, un terrible final.

Golpeó con fuerza contra el espejo y una grieta lo recorrió de arriba a abajo, abriendo una minúscula rendija por la que el sol comenzó la invasión del cuarto.

El animal se acercó y embistió desde el otro lado.

Con los últimos pedazos de cristal, se desmoronaron también las paredes de la habitación y la puerta, dejando a niña y ciervo en medio del bosque, con la única compañía del marco del espejo y el bramar de los cuernos y los perros.

El viento sobre las colinas de Éire

La desdichada detrás del salmón está de enhorabuena y es que, después de muchos años de trabajo, ve la luz la primera parte de una trilogía de novela histórica ambientada en la Irlanda precristiana.

el_viento_sobre_las_colinasde_eire

SINOPSIS:

En el siglo V, mientras Europa ha sucumbido a las ansias imperialistas de Roma, Éire permanece intacta. Su mundo se mueve a otro ritmo, marcado por unas tradiciones tan antiguas como la tierra sobre la que se asientan, pero pronto descubrirán que no todo es eterno.

Esta es una historia de dioses dormidos bajo colinas, reyes coronados entre círculos de piedra y de una familia que, durante generaciones, intenta desafiar la amenaza de su extinción.

Fáilte (bienvenidos) a las colinas de Éire y los vientos que soplan sobre ellas.

Podéis comprarla en los siguientes links o pinchando en el enlace en la barra lateral:

Editorial DECH

Amazon

 

THE END

Nunca le atrajo el papel de heroína, se conformaba con roles secundarios que pagaban las facturas y le permitían disfrutar del glamur del cine sin las complicaciones de las alfombras rojas y las entrevistas en televisión.

Pero cuando la contrataron para una superproducción de romanos y vio a su actor favorito haciendo de bárbaro maltrecho y encadenado, se alió con la protagonista, lo liberaron, le curaron las heridas y se fugaron juntos en el primer tren que salió de la ciudad.

TIMES SQUARE

¡Qué rara es la gente por estos lares! Les gustan esas pantallas gigantes de luces hirientes, comprar salchichas de un color indigerible en un carrito de feria ambulante, cruzar mirando el móvil, silbar a los taxis; parece que están de vuelta de todo, ni siquiera miran al cowboy semidesnudo que apenas tapa su falta de vergüenza con unos calzoncillos blancos y una guitarra, pero todos se giran cuando se cruzan conmigo, como si nunca hubieran visto una lagarterana paseando por Manhattan.