5 años navegando

salmonbday 6 con letras.jpg

Cada veintiocho de abril miro hacia atrás y me parece que fue hace nada que rellené la casilla de wordpress con “ladesdichadesersalmon”, sin embargo, hoy, mi salmón y yo cumplimos un lustro de vadeo y remonte que nunca sería posible sin vosotros.

Así que, un año más, gracias.

Y, si ya es algo grande para nosotros (siempre mi salmón y yo) ir avanzando en años como en un suspiro, de lo que sí hemos sido más conscientes ha sido de todas las cosas que nos han ido pasando desde que nos atrevimos a recibir el bautismo en el ciberespacio.

Ampliamos ríos con Twitter, Facebook y el desaparecido Google+, encontramos un afluente divertido y dinámico en Instagram y un millón de ideas en Pinterest, nos unimos al capital humano y literario de Valencia Escribe, Martes de Cuento y su Isla Imaginada; pero, además, salimos del agua para presentar Lo que las piedras callan (cualquier salmón que se precie debe saber mucho sobre rocas, pedruscos y granitos), Haremos que llueva (un álbum de microrrelatos ilustrados por Elena Gromaz) y, para los alevines que empiezan a navegar por las letras, la misma Elena dio color a los cuentos Lobo y el Pedro, y Vecino Nuevo.

No contentos con eso, este año, esperamos que salga a la luz el principio de nuestro proyecto más ambicioso. ¿Qué sería de un blog que recibe el nombre de un mito irlandés sin contar una historia sobre el mundo que le dio forma? En breve podremos hablaros de El viento sobre las colinas de Éire, el primer libro de una trilogía de ficción histórica ambientada en la Irlanda precristiana.

Así que repetimos hasta la saciedad: gracias, gracias y gracias, porque sin vuestra compañía en el blog no nos habríamos atrevido con tanto.

POEMA DE ASALMONADO NASÓN

En la nasa de las musas

boquea el asalmonado nasón;

le mudaron los dientes

corriente arriba,

le salió una joroba,

le enverdeció el corazón.

Nada nudos y desanda

el camino que aprendió

en su más tierna infancia.

Los plantígrados esperan

para hincarle los caninos

y el asalmonado nasón,

un poco cansado,

pero aún vivo,

aprovecha los recodos

a los lados de los ríos.

¡Qué cansado es el remonte!

Se queja.

Ya va perdiendo el color,

se nota más flaco,

más tímido.

Y, al llegar a la cascada,

coge impulso,

pega un brinco.

Unos metros más arriba

reconoce bien el sitio.

¡Ea, aquí me quedo!

Dice ya sin aliento

¡Sí que ha cambiado esto!

Han puesto tres piscinas,

barbacoas y un merendero.

Pero al salmón ya le da igual,

se agita sobre las piedras,

desova y cae muerto.

NO TOCAR

Cinco horas pescando y solo había sacado dos latas y una bota. Algo debía estar haciendo mal.

De pronto cayó en la cuenta, cogió una hoja de cuaderno y escribió:

«No tocar.»

Lo enganchó en el anzuelo y volvió a esperar.

En cuestión de veinte minutos tenía la nasa llena de peces.

El blog del salmón cumple 4 años

4 años de salmon en las redes.jpg

Cuatro años nadando por las redes son bastantes para un salmón, incluso para el más avezado.

Lejos de las metáforas con osos, focas y gaviotas, no puedo con menos que daros las gracias por acompañarnos en esta aventura, pero, sobre todo, quiero daros las gracias por participar en los retos de esta semana.

Ahora, el salmón y yo, tenemos una enorme lista de lectura por delante y nos encanta.

Además estoy segura de que más de uno ha encontrado sugerencias interesantes que aprovechará al máximo.

¡Qué bonitos son los regalos que sirven para muchas personas al mismo tiempo y no cuestan dinero!

Y como dicen que de bien nacidos es ser agradecidos, aparte de haber remozado la imagen del blog, os quiero hacer mis propias recomendaciones:

Relato: Instrucciones para subir una escalera, Julio Cortázar.

Clásico: La hija de Robert Poste, Stella Gibbons.

Una vez más: GRACIAS, gracias de todo corazón y toda aleta.

Esperamos seguir remontando a vuestro lado, por lo menos, otro año más y, para los más despistados, os dejo los enlaces de los diferentes ríos por los que navegamos.

Twitter e Instagram como @desdichasalmon

Facebook Fan Page: La desdicha de ser salmón y Perfil :Aurora Losa Escritora

Pinterest

Y pronto también nos veremos en el canal de Youtube.

¿Cómo celebrar el cumpleaños de un salmón? (Y no morir en el intento)

semana del salmon 2018

Se acerca el 28 de abril y me encuentro con el problema de todos los años. ¿Cómo se celebra el cumpleaños de un salmón? ¿Qué tipo de fiesta es apropiada? ¿A quién invitas? ¿Y la decoración?

Habéis de saber que los tradicionales refrescos con gusanitos no son muy útiles para los aniversarios piscícolas. Bueno, puede que los gusanitos sí, pero, después de años de contacto con pescadores, los salmones son un poco especiales con eso de echarse a la boca los gusanos que se encuentran.

Con el tema de los invitados aparece otro problema. Si tu salmón tiene amigos por todo el mundo, reunirlos en un mismo sitio se complica y, por mucho que haya avanzado esto de Internet, todavía no permite el envío de trozos de tarta por fibra óptica.

Después de cuatro años debería haber aprendido, pero cada año se hace más difícil sorprender a este dichoso salmón y, sobre todo, mantener el secreto.

¡Anda que no es preguntón!

«¿Qué me vas a regalar? ¿Vas a hacer una fiesta sorpresa? ¿Y el reto de Twitter? Habrá que subir fotos chulas a Instagram.»

Consejo: si ya os parece exigente pasear al perro varias veces al día, no adoptéis un salmón. Es, de lejos, mucho más complicado.

Así que, al final, he organizado una semana entera de actividades.

¿Queréis participar?

Del martes 24 al viernes 27 de abril os lanzo los retos: #recomiendarelato y #recomiendaclasico

Con ellos podéis regalarle al salmón ideas para que siga (sigamos) descubriendo literatura.

Nada como compartir gustos entre amigos, y más si coincide con las celebraciones del Día del Libro.

Podéis publicarlo en Twitter o subir una foto a Instagram con uno de los hashtags propuestos, o mencionando a @desdichasalmon.

También podéis visitar la página de Facebook La desdicha de ser salmón y dejarlo como comentario.

Por nuestra parte habrá publicaciones especiales toda la semana.

¿Os animáis?

DE DO DO DO, DE DA DA DA

Me siento a escribir viendo un documental sobre Alaska y sus osos. Alguien comparte conmigo en Facebook, cosas de la vida, que esta mañana pescaron al Campanu y mi mente divaga.

¡Desdichado salmón!

El cursor parpadea en la página de texto del portátil, en blanco, como mi mente; como el ámbar de un semáforo que nunca va a pasar a rojo.

Apago el televisor. Imposible concentrarse con esos pobres peces siendo devorados. Pongo música.

Mi gusto por las letras es casi tan viejo como el que siento por los documentales.

Me enamoré de la naturaleza recogiendo piñotes con mis abuelos, montando a caballo con mi padre, por el ecologismo de mi tía, las manualidades con reciclaje de mi madre, el visionado de Capitán Planeta con mi hermana.

La primera canción hace más por la nostalgia.

No sé si es Sting, el Campanu, o los osos, pero recuerdo los viajes a Asturias con Police como banda sonora.

“De do do do”

Las cinco de la madrugada entrando dormida en el coche.

Los “¿falta mucho?”.

Celorio, su playa.

Llanes y el espigón sin cubos de Ibarrola.

Buscar caracoles.

No hablar francés.

Ser niña langosta.

Y el olor a lluvia que mi hermana y yo bautizamos para siempre como “huele a Asturias”.

“De da da da”

Mis dedos corren por el teclado.

Corren veloces, sin dar tiempo a parpadear a esa maldita raya vertical.

“Is all I want to say to you”

Y cuentan Asturias.

Los pinares.

Los zorros huidizos.

Los libros en verano.

El olor a castañas asadas en la caldera.

El hámster que se me murió.

“De do do do”

El respirar del caballo bajo mis piernas.

Librerías repletas en casa de los abuelos.

Y una vez que vi una raya en manos de un buzo con escafandra.

O lo mismo no.

“De da da da”

Montar en bici con mi hermana.

Mi primera vez con “El señor de los Anillos” o “Cien años de soledad”.

Los patines de hierro heredados.

Cómo escocía la piel quemada por el sol.

Hacerme grande y no olvidarme de bailar.

“They’re meaningless and all that’s true”