4 pensamientos en “Confesión II

  1. ¡Vale, vale! Fue error mío. Lo reconozco, estaba haciendo un huevo de chocolate con cara de señora con mi hija. Estábamos en la parte más divertida: tintar la pasta de azúcar. En concreto, la nariz. El gato pasó ronroneando entre mis piernas y no lo pude resistir… Tampoco quedó tan feo, y siempre será mejor el colorante alimentario que el acrílico.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s