SOMBRA DE GATO

Estaba allí, quieta, venerable, arrinconada en la esquina que formaban el alero y la pared trasera del patio. Hubiera dicho que existía por el reflejo de las estrellas, de la luna que no había, por la refractación del destello del sol sobre la superficie de Júpiter o Plutón.

Levantó una pata y la acercó a su cara, con un gesto digno, regio, incontestable, y, entre la oscuridad que emanaba, juraría que vi sus ojos verdes mirándome, como jueces implacables que leen lo todavía no pensado.

Se atusó las puntiagudas orejas y volvió a posar la pata sobre el borde de la fachada, como una funambulista sin lentejuelas ni tutú. Encorvó el lomo, estiró el rabo y la sombra blanca se transformó, sobre el tejado, en una gata parda.

No cualquier mes acaba en Samhain

Hay momentos, hay lugares, hay personas…

Hay cuerdas que ahogan y cuerdas que liberan porque amarran con cariño.

Hay redes que atrapan salmones y redes que los dejan navegar…

Hay sonidos tan antiguos que te devuelven al presente, que te enraízan con la tierra que pisas y dejan tu mente volar; hay piedras pesadas y ligeras, como las que tocas en el bolsillo, las que regala un amigo, siempre tesoros que guardar.

Hay días en que es mejor no levantarse y días para dejarse llevar.

Hay tintas que llenan páginas, pieles, pentagramas…

Hay rincones, remotos e inesperados, donde uno encuentra a quienes los dioses disponen.

TRAGALDABAS II

Miraba al buzón fijamente inclinando la cabeza a un lado y a otro.

—¿Qué haces, Carlos?— le preguntó su madre.

—Esperar.

—¿Esperar a qué?

—A ver si se pone malo por comer papel, igual que yo el otro día.

PUNTOS DE REFERENCIA

Vivía con miedo a perderse en el bosque o en el mar, hasta que un día le enseñaron a guiarse por el musgo que crecía en los troncos de los árboles y la posición de las estrellas.

Entonces descubrió que las estrellas también morían.

Entonces descubrió que las estrellas también morían.

In memoriam

Texto incluido en el libro de relatos Lo que las piedras callan

La policía entró en el estudio sin miramientos. Apenas prestaron atención a los lienzos de las paredes, ni a los bocetos en carboncillo que tapizaban cada centímetro.

«Muerte accidental» firmó el forense, que determinó como un resbalón la causa del fallecimiento.

Y, allí, sobre el suelo plagado de manchas de óleo y pastel, dejó el pintor su obra póstuma: el contorno de su silueta en tiza blanca.

CUBRIR LAS PISTAS

Cuando recogió la ropa tendida y logró recuperar la vista tras el repentino fulgor del sol sobre el blanco de las sábanas, le llamó la atención el reguero de huellas que huía del tendal, como si los fantasmas que las habitaban hubieran aprovechado la noche para escapar de sus vestidos y correr desnudos hacia el bosque cercano.