Mención en el Concurso Express 23 de abril de Ojos Verdes Ediciones.

No esperaba publicar hoy algo que no tuviera que ver con salmones, pero me veo en la grata obligación de escribir esta entrada.

Cuando esta mañana abrí el Facebook con dedos rutinarios, que saben a dónde ir antes que el cerebro, y vi que Ojos verdes Ediciones había colgado el resultado de su Concurso Express para el 23 de abril, no esperaba, ni por asomo, encontrar mi nombre entre los ganadores. Pero ahí estaba el microrrelato que encabeza este post, el último, sí, pero estaba.

Así que, aquí tenéis el link: http://ojosverdesediciones.com/23-de-abril-dia-internacional-del-libro/

Agradecida y emocionada es poco, sé que no son grandes cosas, pero para mi son suficiente.


EL SABER OCUPA LUGAR

Le gustaba entrar en cualquier librería y comprar el ejemplar más pesado que pudiera encontrar, como si cada gramo fuera un pedacito de conocimiento pendiente de almacenarse en su cerebro; por eso, cuando le ofrecieron un lector electrónico, lo rechazó de inmediato.

¿Cómo iba a saber entonces cómo de lista se estaba volviendo?

 


 

 

Bibliófilo

Aquel salmón buscaba con empeño la sabiduría en los libros, pero su afición pronto le planteó un serio problema: viviendo en un río, todo lo que leía se convirtió en papel mojado.

 

LECTORA

No conciliaba el sueño sin haber leído antes; igual daba que fueran dos líneas que sabía que tendría que releer a la noche siguiente.
Leía para dormirse, y a veces el libro se cerraba mientras ella seguía la historia a su manera, en un duermevela extraño que le impedía después encontrar aquel segmento soñado entre las palabras del texto real.
En el fondo, aquel ratito antes de dejar que el subconsciente fuera dueño y señor de su vida por unas horas, necesitaba sentir el abrazo de una buena historia; un reflejo indeleble de los días en que le contaban un cuento antes de dormir.