6 Replies to “La desdicha de ser salmón”

    1. Hasta que llegó nadando a las costas de Isla Imaginada. Allí se sintió un poco más normal, dentro de lo normal que puede ser un salmón que cuenta historias. Digamos que se sintió más comprendido, que en esa isla, normales, lo que se dice normales, me da que no somos ninguno. Y eso es lo mejor.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.