Perpetuación de la especie

Tras la catástrofe nuclear, los supervivientes se entregaron a la repoblación planetaria.

El joven Ossi ya había elegido pareja, y es que no pudo resistirse al lento batir de pestañas de los ochos ojos de aquella muchacha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s