De espíritus, trasgos y duendes

Había tres cosas que le molestaban más que nada en el mundo, a saber: los espíritus que abrían las puertas y nunca entraban; los trasgos que escondían las cosas aprovechando que no estaba en casa; y los duendes nocturnos que enfriaban las sábanas.

3 pensamientos en “De espíritus, trasgos y duendes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s