Tierra y aire

Todo se concentraba en su andar cansado; de ese cansado de noches sin sueño y días sin esperanza,

Tal era el cansancio de su caminar, que los dedos de sus pies parecían enterrarse en el suelo.

Así fue como tomaron forma de raíces buscando tierra de la que extraer humedad.

Hasta que un día, quién sabe si por acción de un rayo de luna, de su espalda brotaron alas, y pudo por fin volar.

3 pensamientos en “Tierra y aire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s