Contra natura

Aquel dragón luchaba todos los días por no escupir fuego y se lamentaba por ello, deseando ser cualquier otra cosa antes que dragón.

Peleaba contra su naturaleza con tanto ahínco que, un buen día, se despertó sin la capacidad de abrasar con su aliento y sin alas, convertido en tiranosaurio.

Ahora todo su empeño se centra en evitar comerse las ovejas de los aldeanos.

 

 

7 pensamientos en “Contra natura

  1. ¡El dragón, un dragón! Sentir viscosa, enmohecida, macilenta, escurridiza su piel sobre mi piel, sentir su olfato de humo, sus fauces de fuego sacratísimo, sentir su punzante pezuña acariciar mi sexo fláccido por el terror, sentir sus ojos mortales de basilisco: esa mirada sin tiempo que alberga el río infernal de las épocas todas. Repugnante su oscuro brillo en la noche de fuego,
    admiro en cambio ese vuelo de gloriosa iluminada con que vienes hacia mí, con que te apresuras a la celebración del encuenttro en noches donde la voz es muda callada silente en plena oscuridad… ¡Socorro! 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s