… las malas a todas partes

—Las niñas buenas van al cielo, hija.

La reprendió con dulzura la monja cuando la pilló escabulléndose por la puerta trasera del patio escolar.

—Puede, pero es que yo solo quiero ir a por chuches al kiosko de la esquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s